Gastronomía

La gastronomía y platos típicos de Jerez de la Frontera beben de muchas y muy variadas fuentes. Su larga historia se plasma en las diferentes influencias que podemos encontrar a la mesa.

Los platos típicos y la gastronomía de Jerez gozan de buena salud. No es para menos ya que en esta ciudad se come y se ha comido bien desde siempre.

Prueba de ello es la comida típica como por ejemplo el ajo caliente, la cola de toro, el puchero, los chicharrones, la berza, los alcauciles (nombre de influencia árabe para definir las alcachofas) y los conocidos riñones al jerez.

Como se puede adivinar, estos ingredientes son los que más comúnmente se encontraban en épocas de antaño, muchas veces regidas por la escasez. He ahí donde se adivina la importancia de la ganadería y el campo.

Cuando el trabajo se realizaba en el campo, era básico para la dieta el aporte de calorías que permitieran la resistencia durante horas del esfuerzo y el trabajo duro. Por eso encontramos el ajo caliente, por ejemplo. El ajo es una comida a base de pan asentado (de varios días), tomate, pimientos verdes aceite y por supuesto ajo. Como decoración se suelen añadir unos rabanitos pelados al bode del plato.

Es una comida muy contundente al igual que la berza, que es un potaje. Los chicharrones están riquísimos y son unos fiambres típicos. Es carne y grasa del cerdo triturado, sazonado y condimentado, de tal manera que queda en taquitos. En Chiclana, sin embargo, los chicharrones se parecen más a la carne mechada y se presentan en finas lonchas.

En muchas de nuestras recetas no falta el vino. Como existen muchas variedades, normalmente para cada receta hay un vino ideal, por lo que es otro de los indispensables en la gastronomía jerezana.